ATM Y FISIOTERAPIA ¿HABLAMOS DE TRATAMIENTO?

ATM Y FISIOTERAPIA, ¿HABLAMOS DE TRATAMIENTO?

La ATM es la abreviatura de Articulación Temporo – Mandibular. Se encuentra en el cráneo y está formada por el hueso temporal y la mandíbula. Tenemos una a cada lado y funcionan a la vez, abriendo y cerrando la boca principalmente.

La importancia de esta articulación recae sobre todo, en las funciones que tiene y en la amplia relación con otras partes del cuerpo.

Las “ATM” son las articulaciones que más trabajan en nuestro cuerpo, ya que intervienen en funciones como: la masticación, la deglución (acción de tragar), la fonación (proceso por el que se produce la voz humana y pronuncian las palabras) y la respiración. También se le atribuye una función postural para mantener el equilibrio. Además, ambas articulaciones deben trabajar de forma sincronizada para asegurar una buena biomecánica o funcionamiento. ¿Te has parado a pensar cuantas veces al día tragas simplemente saliva? Pues en torno a unas 600 – 1.000 veces en 24 horas. Esto nos hace pensar que si no funcionan correctamente dichas articulaciones, puedan tener una gran repercusión.

Por otra parte, las “ATM” se relacionan a través de la musculatura y la inervación con otras estructuras del cuerpo como pueden ser: el cuello, los hombros, el cráneo, los oídos, las glándulas parótidas (saliva). Es por esto la gran cantidad de signos clínicos que pueden aparecer derivados del mal funcionamiento de la propia ATM y de las partes con las que se relaciona.

¿Qué nos puede hacer pensar que exista disfunción en la ATM?

  • Dolor en la propia articulación y en el pabellón auricular (oreja).
  • Crujidos y chasquidos en la ATM a la apertura y/o al cierre de la boca.
  • Apretar los dientes o bruxismo. Piezas dentales desgastadas.
  • Disminución o imposibilidad de abrir la boca.
  • Desviación de la mandíbula hacia un lado al abrir la boca.
  • Cefaleas (dolor de cabeza).
  • Vértigos o mareos.
  • Zumbidos de oído.
  • Cervicalgias (dolor en el cuello).
  • Traumatismos o accidentes de tráfico.
  • Dolor y/o limitación en hombros.
  • Sensación de cansancio que no se corresponde con la actividad.
  • Problemas de deglución atípica.
  • Problemas de respiración por la boca, ronquidos, babeo, etc.
  • Estados de ansiedad y/o de estrés
  • Trastornos del sueño.

Algunos de estos signos clínicos tendrá su origen en la disfunción/problema de la ATM y en otros aparecerá secundariamente a otra causa. Lo ideal es que en ambas circunstancias, la persona reciba un tratamiento que le ayude a recuperarse.

¿Qué solución ofrece la fisioterapia para dichos problemas?

La fisioterapia va ayudar a mejorar el estado de la musculatura propia de la ATM y la que interviene a distancia, el movimiento propio (calidad, cantidad y coordinación entre ambas articulaciones) y sobre todo a que disminuya o desaparezca el dolor. Esto se hace con diferentes técnicas como:

  • Terapia manual para desactivar puntos gatillo, relajar la musculatura, mejorar la rigidez de la articulación y favorecer la movilidad.https://www.impulsafisioterapia.com/tratamientos/osteopatia/
  • Tecarterapia WINBACK para disminuir y eliminar el dolor en fases agudas y mejorar la movilidad articular.
  • Ejercicios activos específicos para favorecer el buen control motor de ambas articulaciones.
  • Correcciones posturales para evitar recaídas.
  • Técnicas de automasaje/autorrelajación para uso domiciliario.

 

Para  conseguir mejores RESULTADOS en el tratamiento de la ATM es imprescindible el trabajo de un equipo multidisciplinar formado por: fisioterapeutas, odontólogos (dentistas), logopedas y psicólogos.

 


2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *