Lumbalgia y un tratamiento específico

Lumbalgia: definición y tratamiento de fisioterapia.

Se conoce como lumbalgia al dolor de la zona baja de la espalda, desde las últimas costillas hasta la zona del sacro y pelvis. A veces este dolor baja hacia la región glútea, incluso hasta la pierna, llamándose entonces ciática o lumbalgia – ciática.

En este dolor, podemos encontrar diferentes  partes que puedan estar en sufrimiento como son: la musculatura, los discos intervertebrales, los ligamentos, el propio esqueleto (vertebras, pelvis, cadera), los nervios periféricos (sobre todo ciático y femoral). También puede deberse a un dolor referido de las vísceras (normalmente las digestivas y ginecológicas) y el sistema vascular así como las fascias (tejido de sostén). El objetivo para hallar un resultado eficaz  en el tratamiento, es  por un lado, saber diferenciar que lo origina y por otro, la estructura o parte del cuerpo que está provocando dicho dolor.

Según los estudios científicos más recientes, el 84% de la población tendrá dolor lumbar al menos una vez en su vida y un 36% una vez al año. Es la principal causa de absentismo laboral y bajas médicas, lo cual, supone un gran gasto socio – económico para el sistema de salud.

Habitualmente en el sistema de salud no se hace una buena clasificación del dolor lumbar. Esto unido a las creencias de que el reposo alivia el dolor, los resultados del tratamiento no suelen ser eficientes, ya que no se aborda de manera específica cada caso. Siendo así, más probable que dicha dolencia se haga crónica o aparezcan recaídas. Las nuevas líneas de investigación abordan un tratamiento de la educación del dolor  y del movimiento adecuado para evitar este problema.

¿Cómo enfocar un tratamiento para la lumbalgia?

En nuestro centro de fisioterapia en Granada, realizamos una historia clínica personalizada del paciente. En ella hacemos una exploración exhaustiva para determinar la causa o causas que han originado la lumbalgia y/o ciática. De esta forma, elegimos un protocolo individual. Normalmente el tratamiento consta de diferentes partes:

– Terapia manual para relajar la musculatura, desactivar los Puntos Gatillo que en ocasiones limitan la movilidad y dan dolor referido a otras partes. Enfocada a flexibilizar articulaciones cercanas como son la cadera, la pelvis y el conjunto de la parrilla costal. Con el fin de quitar tensión a los nervios en caso de pinzamiento o compresión de los mismos. Para mejorar la vascularización de la región abdominal y de esta forma eliminar tensión lumbar. Y la motilidad de las vísceras digestivas y del aparato genito-urinario para conseguir eliminar los posibles dolores referidos.

Ejercicio terapéutico supervisado por un profesional sanitario especialista en el movimiento, como es el Fisioterapeuta. El objetivo es conseguir un buen control motor de la región lumbar, ajustar el tono muscular de la zona y del cuerpo en general, con la meta de poder retomar la actividad profesional y deportiva lo antes posible.

Para ello, diseñamos planes de entrenamiento adaptados a las circunstancias de cada paciente y además, ofrecemos la posibilidad de llevarlos a cabo de forma grupal en nuestro centro, asistiendo a clases de Fisio – Pilates, Fisio – Yoga, Gimnasia Abdominal Hipopresiva, impartidas por una Fisioterapeuta especializada en ejercicio terapéutico.

Tecarterapia para reducir la inflamación local, además del dolor agudo y crónico, mejorando el tono muscular gracias al aporte sanguíneo a la musculatura profunda, con el fin de flexibilizar los ligamentos, las cápsulas articulares y de este modo, ganar amplitud articular, evitando así, la inmovilidad.

Educación sanitaria sobre el dolor lumbar, con esto conseguimos que el paciente entienda que le está ocurriendo para evitar conductas mal adaptadas como pueden ser el catastrofismo, miedo-evitación, creencias erróneas, etc., relacionadas con el dolor y el movimiento. Ayudando a que el paciente no se sienta aislado ni limitado por su dolor.

En impulsa fisioterapia y bienestar estamos especializados en el tratamiento individual de cada paciente y diseñamos protocolos específicos para cada lumbalgia.


6 comentarios

  • Antonio P says:

    Buenos días!
    Estoy interasado en la prevención de este tipo de dolor porque tal y como comentas, al menos 1 vez a año lo sufro y por lo que he entendido, la parte de «Ejercicios terapeuticos» puede ayudar a prevenir estos dolores tan molestos e tediosos. ¿Hay algún ejercicio básico que pueda realizar?

    • Mariángeles Archilla Martín says:

      Buenas tardes Antonio,
      Lo ideal para prescribir ejercicios terapéuticos es hacer una evaluación previa y conocer como es su tipo de dolor, para identificar la causa de sus recaídas. Le invito a realizar una sesión de valoración en Impulsa Fisioterapia y Bienestar y de esta forma recomendarle el ejercicio que mejor se adapte a sus necesidades. «Lo que le viene bien a una persona puede perjudicarle a otra».
      Gracias por confiar en nosotras,

      Un saludo:)

  • Mireia says:

    Super interesante el post!!!

    • Mariángeles Archilla Martín says:

      Muchas gracias Mireia. Nos alegramos que te resulte interesante la información del post. Ese es uno de nuestros objetivos del blog, hacer divulgación sanitaria de calidad para todos 🙂

  • María says:

    Muy interesante!!

    • Mariángeles Archilla Martín says:

      Muchas gracias María, nos alegra saber que la información te haya sido útil. Te invitamos a leer otros artículos y que nos comentes que temas te parece más interesantes. Un saludo 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *