Preparación al parto – DILATACIÓN

¿Qué conocemos sobre de la dilatación?

Normalmente, cuando hablamos de preparación al parto, pensamos en una preparación realizada por las matronas. Pero en este artículo os vamos a hablar sobre la preparación al parto y la dilatación desde el punto de vista funcional, como lo abordamos desde la fisioterapia.

Cuando pensamos en el día del parto, la imagen que siempre nos viene a la cabeza es la última fase del parto, el expulsivo. Nos imaginamos a la mujer tumbada en la cama del hospital con respiraciones rápidas, cortas y empujando con todas sus fuerzas mientras todo el equipo médico está a su alrededor.

Esto es verdad, pero como decía, es la última fase del expulsivo. Antes de llegar al expulsivo, durante un parto se da el siguiente cronograma:

duración del parto

¿Es casual que dure tanto?

Si el 80% de un parto corresponde a la dilatación, es fácil concluir que la fase de dilatación es muy importante. En las sesiones que realizamos de preparación al parto, me gusta resaltar que la dilatación es una parte crucial para el desarrollo del parto, es decir, es crucial para evitar una cesárea,  para evitar una episiotomía exagerada o para evitar que se produzcan daños en el suelo pélvico, entre otros.

La dilatación es la primera fase del parto. Se inicia cuando el cuello del útero se ha borrado y se ha expulsado el tapón mucoso que tapaba el útero para proteger al feto. Con la dilatación el útero se expande para facilitar la expulsión del feto.

cm de dilatación

 

¿Por qué es crucial para evitar una cesárea?

La primera parte del bebé que entra en contacto con la madre es la cabeza, lo primero que la cabeza del bebé toca es el pubis, se queda en un momento empujando sobre el hueso y sube, empuja sobre el hueso y sube, así hasta que consigue encajarse justo por detrás del pubis. Al principio del parto, cuando aún no se han segregado muchas hormonas, es normal sentir presión en esta zona, debemos pensar que el bebé nos está diciendo: “hola mamá, estoy listo para entrar” y nosotras saber saber guiarlo y decirle “por aquí es por donde tienes que venir”.

Sabiendo esto, esa presión fuerte en la zona no nos dará miedo. Además, teniendo herramientas de colocación postural podemos ayudar a que ese bebé pase, reduciendo las horas de la dilatación y evitando una cesárea.

 

¿ Qué posturas favorecen la dilatación?

Todas las posturas en la que el sacro pueda ser desplazado hacia atrás para permitir que el bebé se encaje y en las que los isquiones se separen para que el bebé salga. Las posturas parten de una flexión de caderas, para que podamos echar nuestro peso sobre las coxofemorales y el pubis y así permitir que la pelvis de despliegue y se abra como una flor.

En la preparación al parto damos mucha importancia en que la mamá junto a su pareja practiquen las posturas de dilatación y expulsivo, que sientan como se abren los isquiones, puesto que no es verlas y ese día intentar imitarlas. Lo bueno es sentirlas, ser conscientes de cómo nos colocamos y el día del parto el cuerpo nos pedirá la más idónea para cada momento.

 

¿Con qué herramientas contamos para disminuir el dolor?

  • Una correcta elección postural, así como la variación de las diferentes posturas en función del confort de la mujer. Existe evidencia de que la deambulación y las posiciones verticales reducen la duración del tiempo de parto y no tiene efectos negativos en la mujer ni en el feto, eso sí, aclarar que la deambulación entre contracción y contracción, en el momento de la contracción la mujer deberá adaptar una posición que le ayude a posteriorizar el sacro y abrir los isquiones, una posición de flexión.
  • La esferodinamia, o gimnasia con pelotas de pilates, están indicadas para la estimulación del sistema circulatorio, haciendo movimientos suaves circulares sentada sobre la pelota.
  • La estimulación del pezón aumenta los niveles de oxitocina, hormona conocida por su participación en el trabajo de parto y en la lactancia. La oxitocina induce contracciones del miometrio, pudiendo aumentar su frecuencia y favoreciendo la evolución de la dilatación.
  • El calor también es un método efectivo para la disminución del dolor y facilitar la dilatación. El calor está recomendado en la primera fase del parto, por ejemplo, el darse duchas de agua caliente.
  • El masaje también parece dar buenos resultados en cuanto a la disminución del dolor ya que se asocia con un aumento de los niveles de endorfinas, aquí es cuando le toca a la pareja ponerse las pilas y darle unos masajitos a la mamá :).

 

Es muy importante la reducción del dolor, la consciencia de la mamá sobre su cuerpo y la búsqueda del confort en estos momentos. Por ello, en impulsa fisioterapia contamos con fisioterapeutas cualificadas para impartir la preparación al parto,  con el objetivo de que la mamá pueda acudir tranquila al “gran momento”, con la sensación de dominar la situación.

Contacto

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *