Fisioterapia tras parto por cesárea

Fisioterapia tras parto por cesárea

En los post partos o post cesárea se cae en el error de que mamá es la olvidada y con ella su cicatriz si ha sido sometida a una cesárea. En el hospital comentan cuidados básicos sobre higiene, desinfección e hidratación de la misma. Pero… ¿Qué pasa con el tratamiento adecuado de la cicatriz para evitar fibrosis y adherencias?

Es necesario tratar la cicatriz para evitar adherencias y fibrosis de la misma. Evitaremos así que la cicatriz se vuelva más gruesa y que se endurezca. Evitaremos la sensación de tirantez en la zona, la sensación de hormigueo e incluso el dolor al roce con la ropa.

Si la zona superficial y capas más profundas de la cesárea no cicatrizan correctamente esto puede interferir en la correcta recuperación muscular de tu esfera abdomino-
pélvica, puede afectar tanto a la musculatura abdominal como a la musculatura del suelo pélvico.

¡Sí, al suelo pélvico también!, parece evidente que al tener una cicatriz a nivel de los abdominales, pensemos que esta zona necesita tratamiento, ¿pero, y nuestro suelo pélvico?

Pensamos que al no pasar el bebé por el canal del parto, no va a sufrir daño, pero esto no es así, lo único que se evitan son desgarros y episiotomías. No debemos olvidar que igualmente el bebé ha sido albergado en el vientre de la madre, aumentando el peso de ésta, modificando su postura y que la mayor parte de ese peso lo sostiene el suelo pélvico. Por tanto tras el parto, ya sea de una u otra forma, puede verse debilitado.

¿Cómo podemos abordar el tratamiento de la cesárea?

Con tratamiento manual (fisioterapia y osteopatía): recomendable para dar movilidad a las zonas afectadas, ya sea pelvis, vísceras, columna lumbar, etc. Terapia manual en la cicatriz como de los dolores asociados a la misma.

Desde el tratamiento del Suelo Pélvico: basándose sobre todo en el fortalecimiento de esa musculatura que se ha visto debilitada.

Con tecarterapia Winback: excelente ayuda para la cicatrización, mejorando tanto la calidad de la cicatriz, que en un futuro creará menos tensión, como la velocidad de cicatrización. Se puede combinar junto al tratamiento del suelo pélvico para potenciar el efecto terapéutico.

En impulsa fisioterapia puedes acudir a hacerte una valoración postparto una vez pasada la cuarentena, se valorará el correcto estado de la misma y de las capas musculares y fasciales subadayacentes. Además, se te enseñará correctamente a realizar automasaje en casa y se recomendará una rutina de ejercicio para potenciar la faja abdominal en sinergia con el suelo pélvico. (Aquí os explicamos en qué consiste la valoración del suelo pélvico https://www.impulsafisioterapia.com/en-que-consiste-la-valoracion-del-suelo-pelvico/).

¿Qué es lo que no se habla acerca de la cesárea?

Este artículo lo escribo por mis pacientes valientes que en consulta me verbalizan lo que sienten tras un parto por cesárea y deseo que esta información le llegue a todas las pacientes que no son capaz de hacerlo. En consulta me han dicho repetidas veces: “yo no he parido, me han realizado una cesárea; no sé lo que es parir”

Y es que aún estando en el siglo XXI, hay muchas personas que una cesárea no lo consideran un parto, sino una operación. Una “operación” tras la que encuentran con su bebé en brazos, una cicatriz en la barriga y con mil preguntas sobre qué hacer a partir de ese momento. También me dicen en consulta: “me siento rara, soy una mamá distinta,
no puedo hablar sobre lo que me duele ir al baño por el desgarro que he tenido o la episiotomía que me han hecho”.

Me gustaría que este párrafo de eresmamá os lo grabarais a fuego:

“Nacer por cesárea también es una forma sagrada de llegar al mundo, porque no hay nacimientos más dignos o menos dignos. Todo parto es un acto de amor, todo nacimiento es mágico, intenso, doloroso y lleno de emociones. Esa herida en tu vientre será una firma eterna en tu piel, el pacto por el cual tu bebé pudo formar parte de esta vida.”

Al igual que me gustaría que todas las personas pudiéramos entender lo siguiente:

Cuando le dices a una mamá “Tu no has parido” la estás robando una experiencia vital única e irrepetible. Estás comparando su “ser madre” con el de otras mamás. Estás robando la seguridad que tanto necesita para emprender esta nueva aventura. Y no sólo la necesita ella, ese bebé la necesita también.

Cuando le dices a una mamá “te han hecho una cesárea” estás menospreciando todos los esfuerzos que ha hecho para llegar a tener su bebé en brazos. Estás diciendo que los meses de embarazo, los malos ratos, la angustia, el miedo, las pruebas y las horas de parto no tienen valor al lado del momento en que salió su bebé.

¡Cuidemos a las mamis! 🙂


2 comentarios

  • Loretta says:

    Hola cuando conviene comenzar so tratamiento con el osteopata.7.meses de haber hecho la cesarea es muy tarde?gracias

    • Miriam Rodríguez Toro says:

      Buenas, siempre recomiendo que tras la cuarentena os realicéis una valoración y en función de cómo estéis comenzar a trabajar pero muchas veces no es posible por distintos factoresc. 7 meses no es tarde en absoluto, te animo a que pidas cita a algún osteópata especializado en uroginecología y obstetricia o a un especialista del suelo pélvico. En función de la valoración, de cómo esté la cicatriz y la activación muscular de la musculatura abdominal y del suelo pélvico os propondréis unos objetivos a llevar a cabo para la recuperación. ¡Ánimo! 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *