¿Debo valorar mi suelo pélvico?

valorar suelo pelvico

¿Debo valorar mi suelo pélvico?

Si respondes SI a una o a más de una pregunta de las que se citan a continuación, debes valorar tu suelo pélvico. 

 

¿Te cuesta quedarte embarazada?

¿Estás embarazada?

¿Has tenido un parto vaginal o por cesárea?

Una valoración de suelo pélvico debería realizarse si quieres quedarte embarazada, si ya estás embarazada (una vez pasado el primer trimestre) o si has dado a luz, haya sido parto vaginal o por cesárea.

¿Practicas algún deporte de impacto?

En aquellas mujeres que realizáis deportes de impacto o deportes hiperpresivos, como puede ser: correr, abdominales tradicionales, crossfit, saltar, jugar al tenis o pádel puede verse afectado el suelo pélvico.

¿Sufres pérdidas de orina?

¿Sufres de infecciones de orina de forma repetida?

¿Vas al baño con mucha frecuencia?

Cuando reímos, estornudamos, tosemos, gritamos o cogemos peso y se escapan unas gotitas, debes valorar tu suelo pélvico.  Si vas cada muy poco al baño y necesitas ir rápido porque notas que no aguantas las ganas de orinar, también hay que valorar tu suelo pélvico.

¿Estás estreñida?

¿Tienes fisuras anales o hemorroides?

Si sufres estreñimiento crónico, seguramente realices grandes empujes a la hora de defecar, esto puede afectar a la musculatura del canal anal y pueden aparecer disfunciones a largo plazo, como las hemorroides y la fisura anal.

¿Sufres incontinencia fecal o de gases?

Suele corresponderse a una debilidad de la musculatura anal, se puede ver afectada tras un parto, una intervención quirúrgica u otros muchos motivos.

¿Sientes dolor en las relaciones sexuales?

Otro de los motivos por los que recomendamos hacer una valoración es cuando en las relaciones sexuales aparece dolor. También si te cuesta más llegar al orgasmo o tienes una menor sensibilidad durante las relaciones.

¿Notas sensación de peso, bulto o prolapso?

Si notas sensación de ocupación en la vagina, pesadez o incluso la aparición de un bulto, puede ser debido a un prolapso o caída de un órgano interno (útero, vejiga o recto).

¿Te has sometido a una histerectomía o a una cirugía de próstata?

Las adherencias que provocan las cicatrices de las intervenciones quirúrgicas dan lugar a falta de movilidad, debilidad o hipertonía de la musculatura del suelo pélvico y dolor.

¿Con la menopausia ha aparecido algún problema?

Durante la menopausia es frecuente la aparición de dolor durante las relaciones sexuales o escapes de orina, es hora de valorar por qué está sucediendo y poner solución al problema.

¿Tienes dolor lumbar o dolor pélvico?

Si sufres dolor lumbar o pélvico puede que haya un mal funcionamiento entre la musculatura abdominal y el suelo pélvico.

¿Tienes dudas de si realizas correctamente los hipopresivos o los ejercicios de kegel?

También es recomendable hacer una valoración del suelo pélvico si estás realizando hipopresivos, pero no sientes bien el suelo pélvico o si no tienes muy claro al realizar la apnea si estás activando bien la musculatura abdominal y en casos de ejercicios de kegel si no tienes muy claro si los estás haciendo bien.

 

En el próximo post relacionado con el suelo pélvico os explicaré en qué consiste la valoración del mismo. Si queréis que profundice sobre un tema en concreto relacionado con el suelo pélvico, podéis comentar este artículo y decírmelo 🙂.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *